CARTA DEL GUADALQUIVIR AL OCEANO

...desde verdes obscuros y piedras amarillas.
Pero ahora escribo aquí, desde Cazorla,
desde un Belén de hombres, desde el mundo
donde huelen a espliego las palomas.
Te escribo desde el mundo de las piñas,
desde un dulce castillo de los moros,
desde verdes obscuros y piedras amarillas.

desde un dulce castillo de los moros,
Donde apenas un sorbo entre los pinos,
un espejo menudo de los ciervos,
no voy a ningún sitio.
Voy solo a las muñecas de los hombres,
a otro arroyo de sangre que golpea
mi largo corazón de monte en monte.

...desde una permanente primavera.
Te escribo desde aquí, desde una escuela
de ardillas, de romero, de balidos,
desde una permanente primavera.
Aquí todas las manos amorosas
me toman en las palmas como a un niño
me besan en la boca.

desde la dulce falda de Cazorla.
Me tratan como a un niño de agua rosa,
apartado del sol, aupado en alto
desde la dulce falda de Cazorla.
Me tienen en la cuna de madera,
una cuna remada de hombres recios
marineros de olivos y de sierras.

...marineros de olivos y de sierras.
Cuando mi carne fría de muchacha
pone tiernas las piedras,
cuando la trucha juega por mi espalda,
cuando el sol se me sube a la cabeza,
cuando me amarga el agua en la garganta
si pienso en el Castillo de la Yedra,
si pienso en aquel pino adelantado
que hubo en la Corredera,

cuando la trucha juega por mi espalda,
¡qué lejos me pareces, Océano!
¿Para qué me convocas, qué me espera?
Te escribo desde aquí. Si, todo es grande,
todo es profundo y alto y ancho y hondo,
mas con nombre de niño
¿Qué puede ser más dulce que este diálogo
con el río Borosa, en balbuceo?

...con el río Borosa,
Un Segura de huertas y jardines,
hay un Guadalentín y hay un Saucejo,
y un Cantalar, nombre propio,
con sabor de caramelo.
Te escribo desde aquí, casi embebido,
remolón y flamenco, ya torero,
voy dando una verónica a la tierra;
por aquí yo no paso, que paseo.

...por aquí yo no paso, que paseo.
La Torre del Vinagre…Yo, descalzo,
un río de puntillas, con agua de mis venas,
me bautizo en el Tranco.
Donde me da la sal un Arzobispo,
me apadrinan el Roble y Las palomas…
Ya voy a ti…Me llevaré, jugando,
al monaguillo río de Cazorla.

...al monaguillo río de Cazorla.
POESÍA
No renuncio a mi novia de Úbeda,

a la blanca alegría de Andujar,

al muchacho romano que en Córdoba soy

a mi muerte serena en Sanlúcar


ANTONIO PARRA

Úbeda, 23 de agosto de 1959

Comentarios

julia gazquez dijo…
Precioso !!! es una pasada,no tengo palabras para descrbir,el sentimiento que me produce,esta
composicion..UNA MARAVILLA !!!

Te felicito Abraham,es arte !!

Un saludo.

Julia.
mari carmen dijo…
me gusta mucho .a poesia, yo no soy de cazorla pero si mis padres y he estado muximas veces
Gracias por vuestros comentarios.
Un saludo!!!
Sabagg dijo…
Hola Abraham. He de decirte que es un poema soberbio, enorme, de veras, con un decir añejo pero fresco, al estilo machadiano, un río tan vivido, una zona tan pateada, tan amada... De veras que me ha encantado. Bravo! Un abrazo y disculpa la tardanza en pasarme por aquí y por mi blog, pero es que en verano estoy dando vueltas sin internet fijo :)
Hola Sabagg,te comprendo perfectamente...esto del verano es un desastre para las nuevas tecnologías, jejeje. Gracias por tu comentario, me alegra que te gustara el post y estaremos más en contacto en Septiembre.
Saludos!!!
noemozica dijo…
Estimado Abraham,
Me permito dejarte un link a una entrada en mi blog en la que doy mi humilde visión de vuestro precioso pueblo, y en el que hablo de los sentimientos que en mí ha despertado...
Espero que te guste.
Un abrazo.