LAS ALDABAS CAZORLEÑAS


.
Una Aldaba es una pieza de metal que se pone en las puertas para llamar dando golpes. Origen árabe: Aldaba es la forma castellanizada procedente del árabe antiguo que hoy en día ya está en desuso. Su origen no deja de ser peculiar, ya que esta palabra se origina de la confluencia de otras dos que unidas significan lagarto. En castellano, sin embargo, los típicos llamadores o los populares picaportes han sido los nombres elegidos para designar a este vetusto utensilio.
Fuente: http://islamextremadura.blogspot.com/


Las primeras aldabas en la Edad Media fueron llamadores con forma de falo o martillitos suspendidos de las hojas de las puertas por la parte exterior. La forma más típica y bien antigua es la de argolla en las más antiguas de hierro generalmente unida a una cabeza de bronce. Se golpeaba con ellas sobre una cabeza de clavo bastante gorda. Servían además como tiradores y en las puertas de algunas iglesias eran un signo de asilo que se requería asiéndose de dicha anilla. De tan antigua costumbre habla San Gregorio de Tous. Dicha cabeza era de león o de grifo o de quimera. Esta clase de llamadores se destinaron especialmente a las puertas de las iglesias sin duda porque así lo pedía la tradición del derecho de asilo.


La forma de martillo se usó más en las casas particulares. Los más antiguos eran sencillísimos y estaban adornados con grabados a buril. Del siglo XV, existen muchos ejemplares de hierro forjado entre los cuales los hay preciosos delicadamente forjados y cincelados y con escudo pintado de los colores heráldicos correspondientes. Andando el tiempo, esas aldabas cayeron algo en desuso y sólo se conservaron para las puertas de las habitaciones rurales. Se sabe que en las puertas de los castillos hubo aldabas sin duda no adheridas más que a las hojas de las poternas sin puente levadizo o a las puertas de las murallas exteriores.


En España, se conservan todavía muchas puertas de iglesias y de casas señoriales notabilísimos ejemplos de aldabas y aldabones muchos de ellos de valor artístico. La forma más antigua y también más usual fue la de argolla suspendida bien de una anilla bien de una cabeza de león o grifo que se destaca en el centro de una placa circular o en el vértice de un cono cuya base está sobre la puerta. La argolla suele estar facetada de cuatro caras adornadas con labor lineal grabada que se repite generalmente en el disco. Se descubre en todos los caracteres de estos aldabones una influencia del arte árabe.



El Renacimiento produjo también bellos llamadores en cuya composición extremaron su arte los cerrajeros. El tema más común es dos S contrapuestas. También se hicieron, aunque por excepción, aldabones de piedra.
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Aldaba

Comentarios

Objectos de Arte tantas vezes ignorados!

Mas eles estão lá, para serem admirados.

Obrigado por os revelares.

Um abraço e até sempre,

José Gonçalves
(Guimarães)
carmen dijo…
Buen trabajo, Abraham!

Esos llamadores y aldabas son realmente curiosos... a mi también me llaman poderosamente la atención. En mi época de Granada, en b/n, fotografié muchos de las casas del Albaycín. Trabajos de detalle en los que la curiosidad y el descubrimiento ganan la partida.

Un abrazo!

un sitio diferente
Bob Fisher dijo…
Desde luego, para ser un elemento tan sencillo, algunos de ellos bien pudieran ser pequeñas obras de arte, por su trabajado aspecto y labrado.

Muy buena entrada, un cordial saludo.
Pablo Marín dijo…
¡¡ Vaya colección de aldabas bonitas !!!

Abrazos
Kamra dijo…
que bonito, he llegado aquí por casualidad y vendré a visitarte.

Un saludo de luna
Kirigalpoththa dijo…
Aren't you a football fan? :)
All the best for the final!
ANZAGA dijo…
Este finde pasado he estado en Cazorla y me ha encantado. La placita por la noche es un lujo y se cena de muerte...

Espero volver pronto. Saludos.
Abraham, hacía tiempo que no pasábamos a visitarte, y de no haberlo hecho ahora, nos hubieramos perdido ver este estupendo post sobre las aladabas y sobre todo esas maravillosas obras de arte en imágenes.

Un fuerte abrazo.

Ana y Víctor.