Datos Históricos del Castillo de Cazorla (II)

II. Visión de conjunto.
.
Cazorla: Anfiteatro montañoso
.
Cazorla está situada en el centro virtual de un hipotético anfiteatro montañoso, que la rodea por el este y por el sur, mientras al norte y al oeste se dilata un maravilloso horizonte, de lontananzas remotas, en el que alternan olivares plateados, y pardas, verdes o doradas tierras de panllevar, hasta Aznaitín, Sierra Mágina, Loma de Úbeda y Cerro de Iznatoraf.
.
Por el curso del río Cerezuelo
.
El anfiteatro montañoso que cobija a Cazorla (886 m.) alcanza elevadas cotas, que de saliente a mediodía son, morra pétrea de la Virgen de la Cabeza (1.036 m.) con su ermita con aire de morabito; Peña de los Halcones (1.410 m.), famoso criadero de estas aves de cetrería; Los Castellones (1.506 m.), a cuyo regazo nace el caz que orla a Cazorla - Cazorla -; las crestas del Gilillo (1.845 m.), de nieves semiperpetuas, y, en escalera descendente, las alturas de Montesión (1.180 m.), coronado por la atalaya de Salvatierra.
.
Cazorla: A la derecha del Cerezuelo
.
El río Cerezuelo, que nace (1,110 m.) al pie de Los Castellones, desciende, de saliente a poniente, primero en rápidas cascadas y después por su angosta hoz, dividiendo al pueblo en dos mitades, y regando, a diestra y siniestra, huertas de ricos frutales y eterno verdor, o moviendo piedras de molinos centenarios, con legendarios recuerdos de viejos privilegios feudales.
.
Calles pinas y retorcidas
.
La parte del pueblo que queda al norte, a la derecha del Cerezuelo, escalonada en la ladera, es la más moderna, con plazas espaciosas, buenas construcciones y bien urbanizadas; en ella se desarrolla la vida social, pública y oficial, y está el comercio y las industrias de la localidad; es la parte de la población orientada hacia el futuro. La otra parte que queda al sur, a la orilla izquierda del río, es la población de antaño, enraizada en la historia, indiferente al correr del tiempo, de calles pinas y retorcidas, de edificación moruna, con balcones y aleros voladores y parras sobre las puertas; desde enfrente parece la urbanización caprichosa e infantil de un – nacimiento – de Navidad.
.
Población de antaño, enraizada en la historia
.
Ambas partes están comunicadas por la antigua y amplia plaza de Santa María, explanada y construida, como las ruinas gloriosas y platerescas del gran templo inmediato, sobre una colosal bóveda que cubre al río recién nacido; en esta plaza antaño se corrían toros y jugaban cañas. Un poco más arriba del barrio del Castillo, brindando su protección a las humildes casillas que lo forman, a un cuarto del repecho del Cerro de Salvatierra, en breve rellano, al lado de una fuente que le serviría para la aguada, se yergue, soberbia y altiva, la vieja fortaleza, desafiando al tiempo y a los elementos, huraña y esquiva para el hombre.
.
Brindando protección a las humildes casas
.
Una descripción del Castillo en su conjunto no se ha hecho hasta ahora. Las murallas del recinto del Castillo están en diferente estado de conservación; la del recinto interior, sin deterioro grave, es de mampostería; su espesor medio es de 2 metros y su altura media también, hacia el exterior, varía de 5 metros por el punto más bajo a 10,50 por el más alto. Solo tiene dos puertas de acceso, una a las estancias cubiertas, hacia el sur y otra de salida al recinto medio, hacia el norte. A lo largo del muro interior corre un adarve por toda la estancia, de 1,10 a 1,30 metros de ancho, construido para facilitar la defensa a ultranza del Castillo.
.
Cazorla antigua a la izquierda del Cerezuelo
.
La muralla del recinto medio, que también se conserva sin grandes defectos, es de 2,40 metros de espesor medio, y está construida con variedad de elementos: los cimientos suelen ser de sillería y a veces apean sobre la roca viva, y de 1 o 2 metros para arriba, en trechos es de construcción de toba, y más aún de tapial calicastrado. Su altura máxima y mínima, medidas hacia el exterior, son de 5 y 6 metros, respectivamente.
.
Casas y muralla del Castillo
.
También tiene solo dos puertas de acceso, una la que le comunica con el recinto interior, y otra al norte, de salida al recinto exterior. Mención especial merece el sistema de defensa con adarves comunicados y tiros cruzados desde los lienzos de almenas, que constituyen el paso del recinto medio al exterior, en cuyo sistema estratégico se han utilizado todos los elementos naturales tan sabiamente, que a pesar de ser este punto el más flaco de la fortaleza, aparte del defendido hacia el sur por la torre del homenaje, resulta inexpugnable para los modos y armas de combatir de la Edad Media.
.
Urbanización caprichosa e infantil de un Nacimiento
.
Del tercer muro, el exterior, solo se conserva en buen estado un gran lienzo de muralla hacia el este, y pequeños restos en lo demás. Casi todo él es de tapial calicastrado, de 2,70 metros de espesor medio, con altitudes muy variables entre los 3 y los 6 metros, según los sitios de su emplazamiento. En parte cobija casuchas de vieja construcción. Estaba flanqueado de vez en vez, por torres de sillería, de las que pueden apreciarse una casi totalmente derruida a poniente, otra a saliente, bien conservada, de más de 6 metros de altura, y otra en muy buen estado de conservación al norte, de más de 14 metros de altura por la parte exterior y 11 por la interior.
.
Muralla y Yedra
.
Tuvo tres puertas, una que aún existe y es utilizable hacia el sudeste, otra derruida y sin utilización alguna hacia el noroeste, y otra, la principal de acceso, que debió de estar en la misma torre norte, junto a por donde se asciende ahora para penetrar por la puerta del segundo recinto. Desde la torre del homenaje se domina y baten todos los recintos, y el camino que va a la inmediata Fuente de la Olivilla, incluso esta misma fuente, por lo que quedaba asegurada la aguada de la fortaleza.
.
Murallas y torre del homenaje
.
El recinto medio quizás fuera en un principio, fue algún tiempo y puede ser luego, un bello jardín. Aun en su abandono actual conserva una belleza salvaje y agria, que encantaría a los más exigentes diseñadores de jardines chinos y a los más codiciosos realizadores de parques ingleses. Los sectores norte, noreste y oeste del recinto son verdaderos acantilados, de muchísimos metros de desnivel, ya de por si mismo inaccesibles, y garantizarían la defensa del Castillo por esos lugares con el mínimo esfuerzo.
.
Por el “Licenciado Pedriza”
Boletín del Instituto de Estudios Giennenses

Comentarios

mvalleym dijo…
Cuando estuve por allí, lo disfruté intensamente, sus paisajes, su fauna, sus aguas, arquitectura, sus localidades,...
un deleite de los sentidos y una carga de energia positiva que se desprende por todos los rincones.
Una maravilla,
Valle
carmen dijo…
Fantásticas esas fotos, Abraham!

Y genial el trabajo de divulgación que realizas de esta tierra. Tu blog es una referencia para los que amamos nuestra sierra.

Un saludo!
Mª Gemma dijo…
Vine a visitarte, como siempre tus artículos son geniales, estoy deseando volver.
Ya me contaras cuando sera el evento blog de Cazorla.

Un abrazo
No hay nada como una buena serie de fotos para ilustrar esa documentacion deCazorla. Uno disfruta aprendiendo y lo aplica a lo que recuerda de esos parajes.
Saludos
What a charmingly beautiful town, full of character :)
Olá, espectacular reportagem de Cazorla...Espectacular....
Um abraço
jesus dijo…
Gracias por tu invitación pero me será imposible asistir.Bonita tierra la tuya. Estuve por allí hace algunos años y me encantó. Espero volver algún día.

Un saludo.

Jesús