ASOCIACIÓN PROVINCIAL DE BLOGUEROS Y WEBMASTERS DE JAÉN. "JAÉN BLOGUERO"

ASOCIACIÓN PROVINCIAL DE BLOGUEROS Y WEBMASTERS DE JAÉN.  "JAÉN BLOGUERO"
SI TIENES UN BLOG, HAZTE SOCIO: jaenbloguero@hotmail.com

lunes, 22 de diciembre de 2008

Cazorla. Casa de Renombre

Monumentales vistas desde el interior
.
La Casa Rural Plaza de Santa María en Cazorla (Jaén), es un proyecto de adaptación de una antigua casa histórica que data del año 1711, donde en su día albergó el Antiguo Ayuntamiento de Cazorla y que más tarde también fuese Casa Cuartel de la Guardia Civil. Esta casa rural, se encuentra situada en pleno centro del casco antiguo de Cazorla, en la plaza que le da nombre y que fuese el centro de multitudinarios acontecimientos religiosos y festivos de la ciudad del Adelantado, en un marco incomparable, desde donde el huésped puede contemplar unas maravillosas vistas del castillo de la Yedra y de las afamadas ruinas de Santa María.
Vistas a la plaza y al castillo
.
Este proyecto de adaptación de la Casa Rural Plaza de Santa María ha acometido una total restauración en instalaciones, cubiertas, siempre respetando la fachada original y muchas de las antiguas estructuras y dependencias, lo cual ha mantenido viva la esencial característica de la antigua casa señorial cazorleña de renombre propia de la época.
Habitaciones de gran amplitud
.
La casa consta de cuatro plantas que giran entorno a un patio central con abundante vegetación, nueve luminosas habitaciones, tres de las cuales son Dobles Especiales, todas ellas de gran amplitud e inmejorables vistas; un amplio salón común con chimenea de leña, cocina con comedor y varias terrazas con maravillosas perspectivas del casco antiguo. Además conserva un bonito jardín con baño turco, rodeado de pequeñas acequias y un solárium.
Vista del patio interior
.
Esta magnífica casa rehabilitada, combina la sencillez de lo típicamente rural con el gusto por la arquitectura árabe. El interiorismo cálido y acogedor conjuga con el mobiliario antiguo y su decoración, barro, madera, cerámica los cuales contribuyen a crear un ambiente de paz y tranquilidad que se respira por toda la casa. Quizás la parte más llamativa de esta antigua casa son sus terrazas, que como hemos dicho gozan de impresionantes vistas, y acondicionadas todas ellas como espacios de lectura, tertulias y largas veladas nocturnas.
Interiorismo cálido y acogedor
.
La Casa Rural Plaza de Santa María ofrece a sus huéspedes abundantes desayunos, y la posibilidad de contratar media pensión y cenas. Las instalaciones cuentan también con servicio de conexión a Internet totalmente gratuito, sala de lectura, salón social y amplias terrazas que harán las delicias de nuestros clientes. Regentada por una fenomenal pareja, Rocío y Alfredo, los cuales no dudan en ofrecer, de igual manera, un servicio y un trato personalizado e intimista que hace que este lugar brinde al visitante un reclamo para volver a visitar esta bellísima tierra cazorleña.
Salón común con chimenea de leña
.
A la casa se puede acceder a través de la plaza (en coche) y también por un entresijo de callejuelas árabes, si decidimos llegar caminando por el barrio antiguo. Los visitantes pueden hacer múltiples actividades como visitas guiadas al Parque Natural o por su cuenta. Este Parque ofrece infinidad de posibilidades y actividades, tanto en senderismo como rutas a caballo, piragüismo, descenso de barrancos, observación de animales en libertad, etc.
Bello jardín con baño turco
.
Que me queda por decir…, pues felicitar a estos amigos por la gran labor que están desempeñando por el turismo de calidad en la comarca de la Sierra de Cazorla y desearles todo lo mejor y que sigan recibiendo la visita de antiguos y nuevos clientes para el disfrute de esta fenomenal casa y de esta hospitalaria y exquisita ciudad de Cazorla.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Futuro “Evento Blog Rural Ciudad de Cazorla”

Maqueta del futuro cartel
.
Dado el gran interés que en la actualidad producen todo tipo de eventos relacionados con el mundo de la informática, y el gran reclamo turístico que ofrece tanto la ciudad de Cazorla como su Parque Natural, se me ocurrió la idea de presentar un proyecto a la Asociación para el Desarrollo Rural Comarca Sierra de Cazorla, donde les ofrecí la posibilidad de organizar un Evento Blog Rural en dicha ciudad, lo cual les pareció una idea acertada.
Hay otras muchas reuniones en la geografía española que analizan la realidad Web, pero Evento Blog Rural Ciudad de Cazorla pretenderá ser la primera, y esperamos, gran convocatoria nacional de blogueros, la única que basará su programación desde la perspectiva del turismo rural y la innovación tecnológica, la que estará dedicada a todos los blogueros emprendedores y amantes de la cultura, el ocio y el contacto con la naturaleza. Evento Blog Rural Ciudad de Cazorla aportará en 2009 un lema: “Cazorla Blog de la Naturaleza”. El motivo de este post es el de tener un primer contacto con todos aquellos blogueros que puedan estar interesados en esta concentración y poder así concertar la fecha más favorable, aunque creo que la más recomendable sería cercanas al mes de Junio. De todas formas estaremos esperando recoger vuestras sugerencias y comentarios en la siguiente dirección abralomo@ono.com o directamente en el apartado de comentarios a este post, desde donde podréis aportar todo tipo de ideas para que entre todos confeccionemos un magnifico evento. Desde aquí os mando un saludo navideño y os espero en este Evento Blog Rural Ciudad de Cazorla.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Cazorla es poesía

Que Cazorla es así
.
Cazorla
.
La tierra se enardece de caminos
y es el agua un susurro permanente,
es el fuego del sol savia valiente
y encrespa el aire una pleamar de pinos.
Son los cuatro elementos de la vida
que un orden prodigioso desordena:
la tierra alegre por el río que estrena,
el aire azul, la luz estremecida…
.
Abierta hacia la rosa de los vientos
.
Alzando su solemne arquitectura,
el olivar telúrico arquitrabe,
corre un arco toral, Cazorla clave,
que va de Sierra Mágina a Segura.
Cósmicos capiteles historiados
por un cincel de luz que no descansa,
y una mano sensible de agua mansa
y andanadas de vientos desatados.
.
Alzando su solemne arquitectura
.
Presente e invisible está la mano
poderosa de Dios, que labra el mundo…
Aquí, a mis pies, el valle, ¡qué profundo!
Ahí, a mi lado, el cielo, ¡qué cercano!
Se encrespa aquí la geografía jaenera
yendo de Sierra Mágina a Segura
con un frescos de río en la cintura
y acunando campanas de ladera.
.
El aire azul, la luz estremecida…
.
Iniciando este mundo vertical
se hace Cazorla un litoral de pinos,
puerto a donde se acercan los caminos,
clave de un gigantesco arco triunfal.
¿Alta peña que llega al alto cielo
o cielo que reposa en alta roca…?
Agua cantora y fría que se desboca
bajando por la Hoz del Cerezuelo.
.
Es el agua un susurro permanente
.
El agua de Cazorla es una endecha,
sonrisa de la roca; es el perenne
salterio que desgrana una solemne
canción de plenitud y de cosecha.
Es un caudal que viene de hondos mares
de siglos remansados y furtivos,
para ser seriedad en los olivos
y ser pompa triunfante en los pinares.
.
Encrespa el aire una pleamar de pinos
.
Y es también la suprema maravilla
de un claro borbollón, serrano infante,
Gran capitán del campo en adelante
por las tierras de Córdoba y Sevilla.
¿Qué importa más aquí: agua que mana
o peña que se yergue? ¿Monte o río?
¿El caudal que es alivio en el estío
o la nieve en la cumbre soberana?
.
Cazorla y río que descienden al valle
.
Aquí el prodigio es que tanto monta
la música de fondo como el canto,
que la mano afanosa monta tanto
como la obra marcada con su impronta,
que es lo mismo el paisaje que la torre,
el blanco caserío que la alta Peña
de los Halcones, luz, sombra o aceña
por donde el agua despeñada corre.
.
Es lo mismo el paisaje que la torre
.
Que Cazorla es así, como portentos
forjados de experiencias y repentes,
siendo savia infinita con sus fuentes
y firmeza de roca en sus cimientos.
Y firmeza de fe con la que invoca
el alto Nombre que su fe venera:
dureza y claridad, como si fuera
la entraña de su fe cristal de roca.
.
Mano sensible de agua mansa
.
Cazorla y río que descienden al valle,
Cazorla y fe cantando en las campanas,
Cazorla labradora en las besanas,
Cazorla, con pañuelo de agua al talle,
viviendo su presente, sin olvido
de la entraña entrañable de su historia:
.
El blanco caserío
.
Cazorla que se labra nueva gloria
llegando más allá de lo que ha sido,
abierta hacia la rosa de los vientos
por rumbos de experiencia y repentes…
Siendo savia infinita con sus fuentes
y firmeza de roca en sus cimientos.
.
Por: José Luís González Brotons
Primer Premio al tema – Canto a Cazorla -,
en el Certamen Literario convocado por
El Círculo – El Triunfo – de Cazorla (año de 1965).

jueves, 4 de diciembre de 2008

Cazorla. Al cazorleño y al emigrante

Cazorla. nuestro humilde rincón
.
No hablaras con cazorlense alguno, cualquiera que sea su condición social, que no considere nuestro humilde rincón como algo excepcional. Ya se que lo normal en todo hombre o mujer y sea cualquiera su nacionalidad, es el afecto hacia el lugar que le vio nacer. Pero yo no me refiero a ese afecto connatural a las personas, sino a uno especial y característico, consustancial a todos nosotros y de una gran fuerza expansiva incontenible. Donde diga – cazorlense – lee – profundamente enamorado de Cazorla – y empezaras a conocer como somos.
.
Cristo del Consuelo
.
Las superiores exigencias de la vida obligan a muchos hijos de este lugar a fijar su residencia, habitual o transitoria, en los más apartados rincones de nuestra geografía o del extranjero, pero no por ello pierden el contacto con su ciudad natal y por todos los medios a su alcance procuran estar al tanto de los menores acontecimientos, siendo su mayor ilusión el poder volver algún día a ella y terminar sus días plácidamente sentado en nuestra plaza, La Corredera, meta suprema de todo cazorlense.
.
Pasa el tiempo
.
Mientras tanto, en la ausencia, en la distancia, se consuela hablando, apenas se le dé oportunidad, de las excelencias de nuestra ciudad, no le puede reconocer defectos (aunque le coste que los tiene) y reproduce, mentalmente y con precisión asombrosa, los menores detalles topográficos y, en especial determinado árbol o fuente bajo el cual o con cuyo refrescante líquido ha sazonado el día de San Isicio, el de la “Malena” o cualquier otro, unas sabrosas cabezas asadas al horno, o de un simple bocadillo de jamón y en la compañía de unos amigos inolvidables, porque sabe no encontrará otros que los igualen.
.
Ermita de San Isício
.
Por la gravedad que ese encendido afecto ha formado dentro de cada uno de nosotros, tan pronto se presenta al ausente la más leve ocasión, no puede a la fuerza de atracción y, alegre y con aspecto remozado, acude a cumplir su promesa al Cristo del Consuelo; a presenciar los fuegos de artificio, vocación con que se inauguran las tradicionales ferias y fiestas; a llenarse el alma y los ojos con la luz de miles de colores mezclados con los grises, morados y verdes de nuestras peñas, huertas y jardines; a henchirse los pulmones de este aire serrano que nos revive y a quererse enterar con gracejo sin igual, y desde luego en La Corredera, de los últimos sucesos locales, a calcular la próxima cosecha de aceituna o de cereales, a charlar de política nacional o internacional, de cine, de arte, de la Pantoja, de lo guapa que está tal o cual paisana, a filosofar…
.
Filosofando
.
Este cariño que algunos no podemos explicar o interpretar, no es algo caprichoso y carente de fundamento lógico, ya que nos ha sido impuesto, ancestralmente, por exigencias geográficas: incrustados, al margen de las rutas viajeras, en las estribaciones de la Sierra a la que da nombre la ciudad, nuestro horizonte visual es limitado, y en el hemos concentrado, siglo tras siglo, toda nuestra capacidad de observación, pudiendo comprobar que cuanto nos rodea es bueno: por un lado, la Sierra, ingente, majestuosa, con rincones bellísimos poblados de centenarios pinos, surcada por innumerables fuentes de purísimas y gélidas aguas y empapada toda ella de un denso silencio que atrae, sobrecoge y aquieta el espíritu. Por otro, nuestra campiña, rica como pocas, tanto por sus huertas como por sus interminables y simétricas filas de olivos.
.
Plaza de La Corredera
.
No se si estas cualidades que enumero puedan ser buenas o malas, agradables o desagradables para algunos, lo que si me consta porque lo compruebo cada vez que llego a Cazorla, es que con ellas y por ellas nuestra ciudad ejerce un gran poder de captación hacia todo forastero que, desapasionadamente nos visita, siendo frecuente el caso de muchos que han llegado – en broma – y – en serio – se han quedado, de presencia o de corazón, para siempre entre nosotros. No quiero decir con esto que a todo extraño le parezca nuestra ciudad buena, y no por ello haya de resultarle agradable, puesto que nos consta que hay sus excepciones.
.
Recuerdos de antaño
.
Cuantas veces hemos olvidado, por circunstancias varias de la vida, nuestros verdaderos orígenes. En realidad, cada día que pasa, van tomando mas fuerza y se aferran a nuestras vivencias como recuerdos vagos que deseamos desempolvar rápidamente de nuestra mente, para poder seguir dando sentido a esta vida que, cada vez con más ligereza, se nos va. Todos estos recuerdos son parte de nuestras vidas y los guardamos como nuestras mejores y más valiosas pertenencias, porque en realidad son ellas las que, querámoslo o no, han marcado nuestro paso por este mundo. Es por ello que, cada vez más, necesitamos volver al lugar donde nacimos, al lugar donde tuvimos nuestras primeras aventuras, nuestros primeros juegos de niños…, que esas nunca se olvidaran; y cada vez que regresamos parece que no nos hubiésemos ido nunca...
.
Paseos nocturnos
.
Pero esos sentimientos que nos invaden, solamente lo pueden experimentar y sentir aquellas personas que por diversos motivos, tuvieron que marcharse un día y dejar, de la noche a la mañana, parte de su vida arrinconada en algún lugar físico del pueblo e importante de su mente, donde no se nos pudiera borrar jamás. Nunca podremos saber todo el valor que tiene el haber nacido en un lugar u otro, sino es desde la distancia, desde la añoranza de esos recuerdos que cada vez toman más fuerza y que en definitiva son los que le pueden dar ánimo a nuestro corazón para seguir latiendo.