Cazorla. Turismo de hoy y de siempre

Desde el Mirador
.
Consultando en un diccionario del 1951, saco la siguiente definición: “TURISMO”: - Practica de viajar por diversos países para distracción y recreo -. El turismo actual tiene carácter muy distinto de la aventura que obedecía a impulsos románticos. Por entonces el turista iba, de la manera que fuese, a ver, admirar y describir los numerosos paisajes como los palacios de la India oriental, los lagos del centro de África, o las mismas cataratas del Niágara, por poner algún ejemplo. Su arrojo parece indudable pero sin parangón con el de los misioneros y exploradores de tierras y gentes ignotas.
Salto de los Órganos
.
El turista que se consideraba romántico pocas veces rompía con su patria, ni se apartaba del área protegida por embajadas y consulados; estos podían llegar hasta las mismas pirámides faraónicas, pero se guardaban bien de poner su meta en Addis-Abeba, ni mucho menos en las fuentes del Nilo Blanco. Por el contrario, el turismo de hoy es ya colectivo, ordenado y protegido, basado en una espléndida propaganda mundial; lo caracterizan también el cambo de divisas, la precisión de los itinerarios en recorrido y tiempo, los veinte kilos de equipaje, el grandísimo avión, tren o el autocar de lujo, y no digamos de aquellos que realizan dos parejas en su propio coche. El turismo individual – que se puede decir también romántico – prefería, para emocionar, las ruinas antiguas, sugeridoras del poético lamento.
Cascada
.
Un ilustre geólogo, profesor que fue de la Universidad Católica de París Alberto de Lapparent, dijo que - toda montaña fue primitivamente una ingente ruina -, y a este primitivo estado se aproximan tanto más las actuales montañas cuanto más duros y resistentes los materiales constructivos. No faltan en Cazorla y sus alrededores ruinas dignas de atención, aunque de acceso poco afable; quizás ninguna colosal, pero cargadas de historia medieval y renacentista. Pero la ruina sin historia es la Sierra, estribación ibérica nacida de un esfuerzo sin medida ni expresión posible sostenida sin tregua durante miles de siglos, y que dejó hileras larguísimas de monolitos soldados entre sí, precipicios de desvaríos, salientes de un atrevimiento que, a la vez, aterra y maravilla.
Camino en el paisaje
.
La peña pelada y maciza, el áspero roquedal, con multitudes de formas, únicos en grandeza y solidez, dan elementos fundamentales al paisaje serrano e incluso al de la misma Cazorla; el contraste viene luego con la interposición de los pinos esbeltos, de las copudas encinas, de las cerradas malezas, con el surgir inesperado de una clarísima fuentecilla, con el rumor del arroyo entre las piedras, con el canto fugitivo del alegre y travieso pajarillo, y tal vez, con el raudo y audaz salto de una cabra salvaje.
Vista de los Poyos de la Mesa
.
Y sobre todo, lector: al coche debemos castigarlo por estos parajes y trepar alentado hacia lo más alto de un voladero, solos, o acompañado de un guía fiel y callado; siéntate arriba y descansa, respira hondo este aire purísimo y tiende luego la mirada. Te sentirás en una nube y olvidaras, si vienen a tu recuerdo, de los colosos creados por la industria humana: de la Torre inclinada de Pisa, de la Pulcra Leonina, de la catedral de Burgos. Allí esta el poder de los hombres; aquí la ora de la Naturaleza.
Tiende luego la mirada...
.
Aquí, a lo alto de esta enorme cima no llegará nunca el turismo colectivo, porque tampoco llegará el gran autocar de lujo, ni el tren, ni el avión, ni tan siquiera por ahora el funicular. Y tú, lector, podrás estar seguro de que aquel paisaje, a aquella hora precisa, en la misma época del año, y con las mismas luces y sombras tan solo por ti ha sido ni será gozado. Fíjate bien, descansa, como te digo, y llévate después el recuerdo de tan fugaz complejo de grandezas, bellezas y rarezas, amenizado, además, por el soplo de la brisa, de quien un clarísimo poeta como Garcilaso dijera:

¡Que callada que va por las montañas!
¡Cuán gárrula y sonora por las cañas!

Comentarios

mingo dijo…
Maravilloso reportaje con una explicación muy adecuada.Saludos!
Fran dijo…
Una nueva invitación para ir a conocer las maravillas de esa Sierra, sin duda, llena de emociones y sorpresas, ingredientes necesarios para disfrutar de cualquier aventura turística... entendida en el sentido primitivo de su significado. Gracias una vez más.
Corretger dijo…
Conozco algunos puntos pero esas cimas... Visitarte es recordar muchos días en Cazorla y descubrir mucho por conocer.
Diego López dijo…
Muy interesante el blog. Te invito a visitar mi sitio haciendo click aquí.
Leodegundia dijo…
Aunque creo que todo el mundo tiene los mismos derechos a viajar y conocer, creo que el turismo orientado a los lugares en donde el protagonista es la naturaleza nunca debería de ser de masas porque esos bellos lugares se verían muy perjudicados y la naturaleza es algo que tenemos que tratar con mimo pues al paso que se va, corremos el peligro de acabar con ella.
Buen fin de semana.
MiMundo dijo…
...venir aquí es llenar los pulmones y hacer disfrutar la mirada de una forma alucinante...un abrazo...
Bibiano Montes dijo…
Hola Abraham,
decirte una vez más que tienes un magnífico blog,desde el Blog El Llanillo, hemos premiado a tu blog Panorámica cazorlense,aunque acabo de comprobar que ya lo tienes,pero sin duda te lo mereces asi que tambien te lo concedemos,

Un saludo,
Steve dijo…
Y a mi que me ha parecido reconocer en alguna foto paisajes de Segura... No mezclemos, no mezclemos. Una cosa es Cazorla y otra cosa es Segura, amboas bellísimas, por supuesto
Hola Steve.
Gracias por tu comentario y referente a él, solamente recordarte que según reza en el apartado de mi blog: COMETIDO DE ESTE BLOG
Mi deseo es dar a conocer Cazorla y su Parque Natural... (evidentemente aparecerán paisajes de Segura y de Las Villas). Espero que por ello no te molestes y deseo leer más comentarios tuyos en este blog.
Un cordial saludo