Cazorla. Ruta desde el mismo pueblo

Vista de Cazorla
Cuando me vienen a la memoria la infinidad de rutas de las que puede disponer cualquier visitante del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, no puedo dejar de pensar en todas aquellas que parten del mismo pueblo de Cazorla, desconocidas por muchos, y que son de una belleza inigualable, donde la naturaleza se mezcla con la historia misma de esta singular “Ciudad del Adelantamiento”. Es una verdadera suerte el poder disponer de un paseo que parte del mismo pueblo, y a escasos metros encontrarse en el mismísimo Parque Natural.
Bello paisaje de rocas calizas
Para este sensacional paseo nos levantamos en una mañana perfecta para el disfrute de la naturaleza por estos parajes, aunque el sol, a primeras horas, no hizo acto de presencia, solamente a ligeras pinceladas que aprovechábamos para tomar alguna que otra fotografía. Pero el paisaje nos iba cambiando por instantes, con sol o sin el, mostrándonos diferentes gamas y tonalidades de colores muy gratificantes, dentro de escenarios grisáceos de roca caliza y pinos verdes entre sus agrestes montañas, que por aquí son muy características.
Ruta entre amigos
No puedo dejar de mencionar la grata compañía, en este caminar, de unos amigos de Tenerife, (María, Sori, Javier y Eduardo) que conocí por mediación de este blog, y la de mi mujer Amelia, que pudieron compartir todas las experiencias que os estoy relatando de esta ruta por las cercanías al pueblo y prácticamente en el corazón de la Sierra de Cazorla. Están compartiendo, durante estos días de vacaciones, sensaciones difíciles de explicar, y su visita a estas tierras les esta gustando, no solo por el contacto con la naturaleza, sino también por el deleite de su rica gastronomía, según he podido ver…
Panorámica desde la Sierra de Cazorla
Esta ruta parte como digo del mismo pueblo, concretamente del barrio del Solar; barrio situado en la parte alta del mismo. Al poco de comenzar nos damos cuenta como nos vamos alejando de Cazorla por un sendero que recorre la parte baja de la ladera de la Peña de los Halcones y nos adentra en un paisaje muy variopinto. El verde olivar se mezcla con las huertas y sus bancales, con algún que otro molino que ha visto pasar las aguas del río Cerezuelo, alguna ermita como la de San Sebastián y al fondo los primeros riscos de la peña del Gilillo.
Desfiladero de la cueva de "La Malena"
Nos encaminamos por este sendero y vamos subiendo el curso del río, bebemos agua en la fuente de Nacelrío, descansamos un instante y seguimos hasta encaramarnos en el poyo de un bello desfiladero, por donde cae el agua hasta la cueva de la “Malena”. Este salto de agua, como muchos otros, solamente puede contemplarse en época de lluvias o deshielos. Continuamos sierra arriba hasta llegar a unos miradores a los pies del lugar de Riogazas, desde donde se pueden contemplar paisajes maravillosos.
Vista del cerro de Salvatierra y la campiña
Al fondo de esta panorámica se puede contemplar la población de Cazorla, flanqueada a ambos lados por el castillo de las Cinco Esquinas a su izquierda y la ermita de la Virgen de la Cabeza a la derecha. El río Cerezuelo se encaja en un angosto valle delimitado por la Loma del Castillo y la Peña de los Halcones. Cazorla no solo podemos decir que es considerada como una de las puertas de entrada al Parque Natural, sino además una ciudad con un importante patrimonio declarado Histórico-Artístico.
Monasterio de Montesión
Desde aquí, y a lo lejos, en este fabuloso mirador natural, podemos apreciar y distinguir esa mezcla de naturaleza-historia por la cantidad de monumentos que han visto pasar el tiempo y por los cuales ha tenido tanta importancia política sobretodo a partir del siglo XIV la ciudad de Cazorla, cuando su jurisdicción fue encomendada por la Corona de Castilla al Arzobispado de Toledo en manos del obispo Ximénez de Rada.
Ladera de Montesión
Si somos un poco observadores, nos daremos cuenta que, dentro de su relieve abrupto, también existe suelo fértil en las zonas más bajas de la Sierra de Cazorla, las cuales han permitido dedicarse a la ganadería y a la agricultura pudiéndose ver aún algunas construcciones que han aprovechado la fuerza de este río Cerezuelo para la molienda y algunos continúan en funcionamiento, quizás convertidos en casas de turismo rural, pero sin modificar su arquitectura, y conservando el encanto de estas edificaciones que han resistido el pasar de los años.
Castillo de las Cinco Esquinas
En las laderas, a ambos lados del valle, podemos ver diversas repoblaciones de pino carrasco. Este es una de las tres especies de pinos presentes en el Parque Natural. La gran resistencia al calor y escasez de suelo que presentan las acusadas pendientes de estas laderas, hacen que este pino sea el que mejor se adapte a estas difíciles condiciones. Paredes inmensas de rocas se muestran ante nuestros ojos y entre sus grietas nacen inexplicablemente pinos y encinas.
Paisajes de rocas calizas
Después de casi dos horas de caminata, volvemos a coger la pista que nos dirige hacia el paraje del Chorro, pero nos desviaremos por un camino que desciende hacia la ladera de Montesión. En este lugar pudimos disfrutar de un nuevo descanso y de unas vistas extraordinarias, tanto de la serranía como de la campiña, que a lo lejos nos deja ver ese mar de olivos que nos introduce en el corazón de la provincia de Jaén. Desde aquí, en un día sin sol, pero de una atmósfera limpia, como es la de hoy, se pueden divisar, a lo lejos, localidades como Peal de Becerro, Quesada, Torreperogil, Iznatoraf, Villacarrillo…
Nogales
También desde aquí, y poniendo nuestra mirada hacia el majestuoso torreón del castillo de las Cinco Esquinas, enclavado en la cima del cerro de Salvatierra, el cual da nombre también a lo que fuera un castillo vigía, nos quedamos sin palabras ante este paraje de tanta belleza y no dejo de fotografiarlo desde miles de perspectivas, mientras decidimos continuar la marcha e ir bajando hacia Cazorla por el camino de Montesión, el más corto, que une este monasterio con Cazorla, sin poder visitarlo por no encontrarse el hermano Antonio. Otra vez será…
El imponente castillo de la Yedra
La bajada hacia Cazorla, como digo, es muy gratificante; de nuevo nos encontramos con los primeros bancales de huertas que la rodean y nos encaminan hacia la otra entrada del pueblo. En esta estación los árboles aun no han florecido pero no por ello dejan de mostrarnos encantos propios de estas fechas del año. Los nogales parecen que estuvieran secos y sur ramas nos asemejan a un puñado de arterias y venas que no nos dejan ver con claridad las primeras casas construidas al pie del castillo de la Yedra, el cual tiene desde la ladera de San Isicio unas vistas monumentales.

Calle y casas típicas
Ya en el pueblo, recorremos el camino de San Isicio, con sus múltiples fuentes que nacen de una peña, hasta llegar a la calle que le da su nombre “Fuente de la Peña”, justo debajo del castillo, en el barrio de La Luz, donde las casas se cimientan sobre la roca y se siguen blanqueando con cal, en primavera se adornan de multitud de macetas floridas y donde sus parras, que nacen de esos cimientos, se siguen cuidando como antaño. Pronto apareceremos en la famosa Plaza de Santa María, donde disfrutaremos de una buena y merecida comida entre amigos.

Comentarios

mingo dijo…
Excelente serie de fotografias de esta ruta que habeis hecho, las vistas son de un gran privilegio y maravillosas.Te felicito por este gran documento. Saludos!
Javier dijo…
Hola amigo, no dudo que Cazorla tiene muchos lugares hermosos para hacer caminatas descubriendo verdaderos paisajes que son casi mágicos.

Como me gustaría alguna vez conocer Cazorla.

Saludos
nievesdq dijo…
Abraham, veo que en poco tiempo, el blog ha avanzado mucho. Las rutas, como siempre, envidiables, y la serie fotográfica, un regalo. Veo también que has cambiado la cabecera del blog, y me he quedado embelesada. Es preciosa. Felicidades.

Un abrazo.
Hola Javier, desde aquí te animo a que visites algún día Cazorla, pero mientras disfruta de este blog. Gracias por todo.

Amiga nieves, te agradezco siempre tus visitas y comentarios, y disfruto al igual que tu de que este blog sea de tu agrado. Saludos
Mari Carmen dijo…
¡Qué preciosidad de lugar! No lo conozco aún, este pueblo bello, pero sin duda que pienso ir hasta allí.

Un abrazo,
LaRRinco dijo…
Saludos Abraham. Soy el administrador del blog LaRRincosfera. Me he dado cuenta hoy de que tenía un comentario tuyo por moderar (desde hace tiempo) el caso es que ya está aprobado, y como ya he entrado en tu blog y me ha gustado, te he añadido en mis enlaces en la categoría de "Varios".

Un saludo :D.
Felipe dijo…
Preciosas fotografías de Cazorla, yo también soy de Jaén y he paseado más de una vez por allí.
Espero que se mantenga su belleza por muchos mas siglos.
Si os interesa la naturaleza, su conservación y respeto visitad mi blog: ecologismo-diario.blogspot.com
Saludos a todos.