Un patrimonio biológico

Erophaca Baetica (Foto de José Ignacio García)
.
Ciertas zonas geográficas, se convierten en espléndidos museos naturales que albergan floras y faunas especialmente ricas, gracias a su historia geológica, localización, orografía o condiciones climáticas. A diferencia de otros espacios naturales andaluces, el destacado valor biológico del macizo montañoso de Cazorla, Segura y Las Villas es conocido desde hace largo tiempo, y son numerosas las investigaciones que se han llevado a cabo sobre su flora, su fauna y la ecología de sus sistemas naturales. Aunque no pueda decirse, ni mucho menos, que ya está todo sabido, si que es cierto que el nivel de conocimiento que se posee hoy en día sobre este Parque Natural excede al de todos los demás espacios naturales españoles.

Ophrys Lutea (Foto de José Ignacio García)
La flora de estas tierras es una de las más ricas de toda la cuenca del Mar Mediterráneo. Esta circunstancia, conocida desde muy antiguo, ha significado un gran aliciente para que innumerables botánicos, tanto españoles como extranjeros, se dejaran caer por estos parajes. Antonio Blanco y Eugène Bourgeau, por ejemplo, herborizaron en la Sierra de Segura ya a mediados del siglo XIX, y Michel Gandoger, Elisée Reverchon, Charles Lacaita y Vernon Heywood lo hicieron en la de Cazorla en la primera mitad de este siglo, por citar solo a algunas de las personalidades más destacadas. De estas investigaciones se descubrió algunas de las especies vegetales más características del Parque, como es el caso de la Violeta de Cazorla (Viola cazorlensis), descubierta por Gandoger en 1902, o el de Hormatophylla reverchonii, descubierta por Reverchon en 1904.

Viola Cazorlensis (Foto de Lucas Gutiérrez)
La Violeta de Cazorla es una violeta atípica, muy diferente de las discretas y olorosas violetas que nos son tan familiares de los jardines y bosques umbrosos. Su base es leñosa, diferencia bastante notable respecto a las otras. Sus flores, de color rosado violáceo, se presentan al final de largos pedúnculos que las hacen quedar bien separadas y por encima del resto de la planta. Otra gran característica de esta flor es que vive entre las rocas, es decir se trata de una especie rupícola, enraizada en sus grietas. Las paredes rocosas, el supuesto hábitat de la especie, albergan tan sólo a una parte de estas violetas; otras crecen enraizadas en el suelo, a la manera de las plantas convencionales y normales.
Narcissus Hedraeanthus (Foto de José Ignacio García)
.
La larga tradición de investigaciones botánica, que aún sigue viva en la actualidad, ha hecho posible que nuestro conocimiento de la flora del Parque sea aceptablemente completo. Hasta la fecha, el número de especies de plantas con flores catalogadas es, aproximadamente de unas 1.800, pero es previsible que esta cifra se incremente en los próximos años. Para hacernos una idea de lo que la cifra anterior supone, tenemos que tener en cuenta que todo el continente europeo alberga unas 11.500 especies y la Península Ibérica alrededor de 8.000. Así podemos decir que en conjunto, por tanto, la flora del Parque viene a representar aproximadamente un 16% de la europea y un 22% de la ibérica, con lo cual, pocas regiones españolas pueden competir con este a excepción de la Cordillera Pirenaica y Sierra Nevada.
Cistus Ladanifer (Foto de José Ignacio García)
.
Pero esta flora del Parque no es solamente rica en términos cuantitativos, sino que lo es además por la naturaleza de muchas de estas especies. Una gran parte de ellas son endémicas, esto es, se trata de especies cuya distribución geográfica mundial está ceñida al Parque y sus aledaños. En otros casos son especies que se consideran amenazadas y poseen un estatus legal especial. La vistosidad de algunos de los endemismos vegetales les ha servido para ganar una cierta popularidad. Este es el caso de la Violeta de Cazorla o del narciso silvestre, cuyas grandes flores amarillas a menudo atraen, para su mal, la atención de excursionistas dados a obtener ramilletes de flores fuera de las floristerías.
Narcissus Hedraeanthus (Foto de José Ignacio García)
.
La mayoría de las especies endémicas no son ni grandes árboles ni llamativos arbustos, sino hierbas pequeñas o arbustillos rastreros de pequeño porte con florecillas muchas veces minúsculas, y carentes por tanto de cualquier elemento espectacular, siendo su presencia inadvertida, ya que su reconocimiento requiere casi siempre de algo más que unas nociones elementales de botánica. Con esto queremos recordar a todos los visitantes del Parque que, involuntariamente y llevados sólo por su ignorancia, pueden contribuir al deterioro de las poblaciones de algunas especies raras o amenazadas mediante la recolección de ejemplares, aunque esta no sea ni el único ni el más importante de los riesgos por los que atraviesan.
Centaurea Pullata (Foto de José Ignacio García)
.
Este Parque alberga al menos 26 especies de plantas endémicas que o bien se encuentran en el Libro Rojo de Especies Amenazadas de España o figuran en el Convenio de Berna, que es un tratado internacional sobre la Conservación de la Vida Silvestre y Hábitats Naturales de Europa que España ha suscrito. Algunas de estas especies atraviesan actualmente por una situación muy delicada, ya que se conocen pocas poblaciones y éstas cuentan además con un pequeño número de ejemplares. Hay que recordar siempre que tenemos que cuidar el monte para que él, de la misma forma, nos cuide a nosotros.
Este post no hubiese sido posible sin la fenomenal colaboración de un gran amigo de la fotografía, José Ignacio García-Abasolo, que dispone de un magnifico blog fotográfico que recomiendo por sus bellas imágenes de fauna, flora y naturaleza en general: http://www.bellezaenimagenes.blogspot.com/, y de una fenomenal fotografía de la Violeta de Cazorla de Lucas Gutiérrez.

Comentarios

Eugenio dijo…
Estupenda entrada con la flora de la Sierra de Cazorla, tiene que ser un gustazo vivir en esta zona, pues no os privais de nada; muy bueno el enlace de la flora.
Muchas gracias Abraham po esta ventana que nos muestras de tú tierra.
Un saludo.
Eugenio.
montse dijo…
Hola Abraham,
Gracias por tu visita a mi blog. Estoy contenta que te hayan gustado mis fotografias. Vuelve siempre que quieras, para mi es una gran satisfacción.
He dado un pequeño paseo por tu blog y he visto imágenes e información muy interesante.
Con tu permis añadiré tu blog a mi lista de favoritos, para ir siguiéndote.
Saludos.
mingo dijo…
Impresionante serie de fotografia de la flora de Cazorla, son muy hermosas todas, pero me ha llamado la atención el Narciso, es silvestre el que has publicado. Recibe un cordial saludo!
Ricardo dijo…
Una magnifica serie de fotos, me gustan todas. El colorido es fantastico.
Saludos
Bueno, esta vez las fotos, como comento al final del post, son de un gran amigo: José Ignacio García-Abasolo, que un cierto día le dije que podíamos colaborar juntos en un artículo, y así lo hicimos, el aportó las fotos y yo el texto. Saludos a todos.
xtco dijo…
pues un curro muy bien coordinado... feliciades a los dos...

en cuanto a lo de chino... te daré algunas palabras para que "quedes bien", educadamente bien... en ese aspecto son bastante "sensibles"...

sl2
nievesdq dijo…
Qué estupendo reportaje, Abraham, y qué riqueza tenéis en ese Parque Natural. Esperemos que todas éstas especies puedan perdurar en el tiempo, gracias a las personas que están tomando conciencia en un tema tan importante.
Enhhorabuena tanto por el reportaje escrito, como el fotográfico. Ha sido un buen complemento.
Un saludo.
Preciosa serie de flores enhorabuena(PASATE POR FOTONATURA TE GUSTARA)
Estupendo texto, que nos va metiendo poco a poco en esa marvillosa flora de Cazorla, y además acompañado de tan buenas fotografías.

La verdad que visitando tu blog, cada vez nos dan más ganas de caminar por Cazorala.

Un abrazo,

Ana y Víctor.
Qalamana dijo…
La naturaleza, siempre tan bella...