Historia y restauración de las afamadas Ruinas de Santa María

Ruinas desde la Plaza Santa María
Las tierras del Adelantamiento y Cazorla a su cabeza, eran el reflejo de lo que había supuesto la conquista cristiana de los territorios musulmanes. Eran lugares poco urbanizados con edificaciones pobres en torno a un castillo y con una población dedicada de lleno a labores agrícolas, ganaderas y de aprovechamientos forestales. La población no era demasiado numerosa y contaba con algunas aldeas y cortijadas. Las comunicaciones eran malas por la pérdida de importancia estratégica acabada la guerra con Granada. Sin embargo, estas tierras tenían un interés económico y social para el secretario del emperador.
Detalle de la torre
Una vez que las tierras del arzobispado de Toledo fueron propiedad de Francisco de los Cobos, éste atisbo las carencias primordiales de la villa de Cazorla. Entre éstas figuraba, posiblemente la remodelación del urbanismo medieval y a la cabeza un gran templo eclesiástico. Tenía medios económicos y técnicos para ello. Contaba con la presencia de los mejores ingenieros, arquitectos y constructores del reino que por estas fechas estaban trabajando en proyectos bajo su mecenazgo o el de su familia.
Puerta lateral
El maravilloso paisaje de Cazorla y su serranía, tan hermoso como agreste, fue teatro de enconadas luchas para arrancarlo de las manos musulmanas. El arzobispo de Toledo don Rodrigo Ximénez de Rada fue el héroe de aquellas jornadas, que terminaron con la conquista del territorio en 1240. En premio, Fernando III estableció el Adelantamiento de Cazorla a favor de la mitra de Toledo. Carlos V lo traspasó, con carácter hereditario, a su secretario, don Francisco de los Cobos, en cuya familia perduró hasta 1606, en que volvió a los arzobispos toledanos.
Vista desde el Balcón de Zabaleta
De la etapa de la familia de los Cobos, siempre tan celosa del lustre de sus estados, data la construcción de esta iglesia cazorleña y también de la de La Iruela, y el que a ellas aparezca vinculado el nombre de Vandelvira. Ambas son por desgracia, triste ruinas, emplazadas en unos paisajes románticos y de leyenda. La primera bajo el castillo de la Yedra, y al pie de la peña de los Halcones, y la segunda a menos de dos kilómetros de la primera, bajo el imponente castillo de los templarios.
Vista posterior desde el río Cerezuelo
Es un dolor que la iglesia de Santa María, de Cazorla, haya llegado hasta nosotros en forma de fragmentos ruinosos, que incluso nos dejan en la duda de hasta qué punto se terminó para destruirse luego, o si nunca llegó a completarse. De todas maneras, los fragmentos subsistentes nos permiten reconstruirla teóricamente. También se conserva en Cazorla, una fuente mural de gran originalidad que sin duda trazó al maestro.

Torre de los Camarasa
La iglesia de Cazorla es de una sola nave, con un crucero algo resaltado y un presbiterio poco profundo. La nave, en dos tramos, estaría cubierta por bóvedas baídas, lo mismo que el crucero por una bóveda mayor también baída y de planta cuadrada. El presbiterio se cubre (porque esta parte subsiste) por una bóveda de cañón encasetonado. El orden de la iglesia es de semicolumnas corintias de gran belleza y elegancia. Las partes que todavía subsisten son el presbiterio y el arranque de la fachada y torre de los pies. La torre, de base muy poderosa, debía proyectarse de gran altura, pero tampoco sabemos si se terminó.

Puerta de acceso a la torre
En el costado de la Epístola, que es el que mejor se conserva, todavía está en pie una noble portada de medio punto entre pilastras dobles corintias y con figuras femeninas en las enjutas. Es de traza muy elegante y esencialmente severa. El que quedaran los fragmentos a los pies y a la cabecera es algo raro, pues se debería pensar que la zona media también se hizo. Según la tradición popular, los franceses destruyeron la iglesia como represalia por la tenaz lucha que tuvieron que sostener con sus habitantes.

Muros dentados en el interior
Quizá se hundió lo más débil y quedaron la cabecera y los pies por su especial fortaleza. De lo que no cabe la menor duda es de que esta iglesia es obra indiscutible de Andrés de Vandelvira, y podemos decir que de las más perfectas y admirables. Todos los rasgos son suyos, desde la concepción estructural hasta los detalles del orden arquitectónico (corintio estriado) y los elementos decorativos más insignificantes. A lo largo de su existencia, esta iglesia ha sido objeto de consolidaciones para preservar en las mejores condiciones de seguridad los fragmentos que quedan.

Vista desde la escalinata principal
El sábado 3 de enero, haya por el año 1965, llegó a Cazorla el Director General de Arquitectura, don Miguel Ángel García Lomas, en visita de inspección, acompañándolo los arquitectos de la Sección de Ciudades de Interés Histórico-Artístico, don Francisco Pons Sorolla y don Ramiro Moya. Fueron recibidos a su llegada por el alcalde, don José Lorente Ruiz, autoridades de la ciudad, miembros de la Corporación Municipal, y demás personal técnico del Ayuntamiento. Seguidamente se trasladaron a la típica plaza de Santa María, y desde aquellas mismas ruinas, sobre sus muros dentados y empenechados de jamargos, el señor García Lomas contempló este marco incomparable de belleza, interesándose por ella hasta el punto de prometer su visita y estudio inmediato, para redactar un plan de acceso, restauración y conservación de esta antigua construcción.

Ruinas de Santa María
Entre las obras que se proyectaron, la intención general de la reforma, fue restituir y acentuar el carácter que tuvo antiguamente esta plaza de lugar de reunión del pueblo en festejos y solemnidades, para lo que se presta admirablemente por su forma de anfiteatro presidido por la iglesia, la fuente y el castillo, y encerrado todo él en un contorno natural grandioso y pintoresco. También se pretendió marcar la vía que desde el centro de la población conduce hasta la iglesia de Santa María, ante la cual se bifurca en las calles de La Hoz y del Castillo, en una composición que debió ser espectacular y muy bella en la época en que estuvo completa la fachada de la iglesia.

Detalle de la puerta lateral
En la actualidad y con un acto de presentación del Proyecto de Rehabilitación de las Ruinas de Santa María de Cazorla, (el viernes 2 de marzo de 2007), acto el cual ha sido presidido por la Consejera de Cultura doña Rosario Torres Ruiz, y han asistido las principales personalidades y entidades de Cazorla; se ha hecho una presentación del proyecto, y se pretende concentrar al recinto como área cultural al aire libre, dotando a los eventos de la atmósfera especial que rodea al entorno. Este proyecto se ha podido llevar a cabo gracias a un acuerdo con el Obispado de Jaén, y que posteriormente van a ejecutar la Consejería de Cultura, Diputación y Ayuntamiento de Cazorla.

Comentarios

Luisilla dijo…
Hola Abraham, gracias por tu visita, te la devuelvo y te felicito por tu blog. Mis padres son de Sabiote y cuando vamos en verano, a veces vamos a Cazorla a comer con la peque (bueno, este años ya serán dos). Mi marido, que es catalán de los de pura cepa se ha enamorado de Jaén y estamos descubriendo verdaderas maravillas. Te añado a mis favoritos. Un abrazo y hasta pronto.
Pedro dijo…
Hola Abraham,
He visitado tu blog esta tarde y parece que estás en proceso de "recontrucción", es bueno cambiar un poco de vez en cuando. Te lo digo porque las letras se confundían con el fondo ...
¿Has visto mi blog? yo también lo he cambiado, díme que te parece.

Saludos