Pero ese castillo emociona al verlo

Vista del Castillo de la Yedra
El que pasea por las calles del casco antiguo de Cazorla no deja de ver su imponente Castillo de la Yedra. A mí, particularmente hay veces que me gusta aún más, el paisaje de mi pueblo que el de la misma Sierra. El pensar esto para algunos le sonará de locos; pero si la Sierra tiene su belleza salvaje, imponente, paisajística; los alrededores de Cazorla ciudad, unen a esa belleza natural, la nota arquitectónica y humana. Yo diría que me gusta más la Sierra contemplada desde el pueblo, desde sus pintorescas casas encaladas.
El castillo se asoma
Cuando me dejo ir por Cazorla, me suelo dar paseos por su casco antiguo, por esas calles empinadas hacia su imponente peña, hacia sus huertas, por esos caminos que me adentran a su Sierra y me oxigeno con su aire limpio y fresco.
Pero ese castillo emociona al verlo. Desde su torreón nos mira como queriéndonos descubrir su historia, nos acecha desde su balcón, donde puede ver las más fantásticas vistas del pueblo que nadie pudiera soñar.
Vista pintoresca
Desde allí divisa Cazorla como si la mirase desde el cielo; la ve también antigua, pequeña. Para él el tiempo no cuenta y se hace del pueblo, de un pueblo de otro siglo, y nosotros lo notamos y nos trasportamos a otro tiempo…
Allí está el Castillo, nombrado Señor de la Ciudad, y sus casas hacinadas se redibujan en su regazo. El que pasea por Cazorla, no puede dejar de contemplar su imponente Castillo.

Comentarios

Hola Abraham:
Al regreso a esta "casa", mientras se descargaban las imàgenes, me asusté pues el texto aparecía de un gris tan suave que me exigiría leerlo con lupa!
Simplemente, tenía que esperar, para tenerlo claro - como el agua clara - negro de fondo, blanca la letra...
Sigo paseando por esos lugares donde quién sabe si algún día podré conocerlo de otro modo.
Saludos
Hola:

Gracias por invitarme a tu Cazorla. En Colombia tenemos algunos pueblos tranquilos y bello así... Bucólicos si se quiere... y llenos de magia...

Un saludo desde Medellín... Tierra de poetas y contrastes