Desde el Cerro de Salvatierra

Cazorla al fondo
Cuando me dejo caer por estos parajes, pienso que todo aquel que disfrute de la fotografía, no debería de rechazar esta oportunidad que le otorga la naturaleza cazorleña, para disparar a su antojo, con su cámara, infinidad de momentos paisajísticos para tener un buen recuerdo de estas tierras.
Castillo de Salvatierra
Para ello, podemos hacer dos cosas: La primera, subir andando por este Cerro, con una pendiente bestial y así hacer un poquito de ejercicio, que nunca viene mal; o la segunda que es lo que hacemos la mayoría, subiendo en coche por el acceso que parte del vecino pueblo de La Iruela y nos recorre, por una pista, un precioso paisaje de acantilados a nuestra derecha, desde donde se puede ver Cazorla a vista de pájaro, hasta llegar al primer Merendero desde donde parte el camino de subida a la ermita de la Virgen de la Cabeza.
Cerro de Salvatierra
Seguimos por dicha pista, aún asfaltada, hasta llegar al segundo Merendero y continuamos rumbo al tercero, desembocando en el cruce de Nacelrío, desde donde el asfalto deja paso a la pista de tierra.
Nos encontramos en el hábitat natural de ciertos animales como son el caso de la ardilla, la cabra montes y el buitre. Subiendo a ciertas horas de la mañana, estos se dejan ver con facilidad y pareciese que se estuvieran acostumbrando a nuestras visitas.
Cazorla
Avanzamos nuestro camino y pasamos de largo el hotel de montaña de Riogazas, camino de un paraje llamado El Chorro, y cerca, nos encontramos ya con estas vistas tan fantásticas, desde donde he tomado estas fotografías, pudiéndose ver, el castillo de las Cinco Esquinas o de Salvatierra, por el nombre del Cerro donde esta asentado.
El castillo y sus lejanías
Dicen que han visto a algunos devotos, en vísperas del día del Cristo del Consuelo, subir por esta pared empinada y luego bajarla por el mismo sitio, cumpliendo alguna promesa, en la hora donde el sol más calienta.
Vista del castillo y su Cerro
Desde este lugar de la Sierra de Cazorla, la más visitada desde siempre por los cazorleños, por su cercanía y belleza, el pueblo se deja ver como si se tratase de un grandioso Belén, adornado de pinos, huertas y en la lejanía miles de filas de olivos, donde creo que se pueden plasmar todos los tipos de verdes que pudieran existir. Siguiendo la pista, podríamos coger el camino que nos llevaría hasta el Gilillo, pero eso lo dejo para otro momento.

Comentarios

Tono dijo…
Bonito lugar.A parte de compartir afición por la fotografía tenemos la misma profesión.Un saludo y felicidades por tu blog desde canarias.

http://cambaletiao.blogspot.com/
La Creadora dijo…
Oh que ganas de perderse por esos Lares tan Maravillosos!, madre mia lo que daria por ir contigo a hacer buenas fotografias, porque a parte de ser escultora me encanta la fotografia!.

Sigue asi!.

Saludos!
La Creadora dijo…
Feliz Año Nuevo Abraham, espero que el 2008 te brinde de nuevas aventuras y tiempo para disfrutar con los tuyos y sobre todo mucha salud!

SAludos! "Paisano" :D